Montessori Subirats - Casa de la Vinya

MARIA MONTESSORI

Montessori, en edad avanzada, visitando una escuela

Maria Montessori (1870-1952) fue una médico, antropóloga y educadora que dedicó su vida a desarrollar y divulgar un método educativo ideado por ella misma que rompía con las convenciones establecidas a principios del siglo XX y que hoy día, más de 100 años después, sigue significando un enfoque innovador para educar niñas y niños de todas las edades.

Toca para profundizar en:
Biografía de Maria Montessori

El Método de la Pedagogía Científica, como lo llamó ella, o Método Montessori, como es conocido popularmente, se fundamenta en aprovechar la iniciativa natural de las niñas y niños para que aprendan de manera práctica en un entorno preparado.

Para trabajar de esta manera creó una serie de materiales didácticos que la Guía (maestra Montessori) presenta (enseña como utilizar) al alumno. Una vez presentados, el alumno los puede utilizar sin la ayuda de la Guía y así aprender progresivamente los contenidos que el material "enseña".

De esta manera, se rompe la estructura tradicional en que el maestro enseña lo mismo a todos los alumnos simultáneamente y las "aulas Montessori" se transforman en espacios donde cada alumno de manera individual, en pareja o pequeño grupo trabaja en la actividad que en aquel momento le interesa. El papel de la Guía no es ser la principal fuente de conocimiento de los niños porqué los materiales asumen buena parte de esta función, y se convierte en la persona que garantiza que todos los alumnos puedan hacer una actividad que les aporte aquello que necesitan. Por tanto, se cuida de que el ambiente del aula sea tranquilo y sigue de cerca los progresos de cada niña y niño para presentarles nuevos materiales con contenidos más avanzados a medida que van dominando los que conocen.

Toca para profundizar en:
Fundamentos del Método Montessori

Como la organización de las aulas Montessori permite que cada uno siga su ritmo, puede haber niñas/os de diferentes edades en el mismo grupo. De hecho, ni siquiera los de una misma edad aprenden todos al mismo ritmo de manera fluida. Montessori agrupa los niños según el plano de desarrollo en el que se encuentran, por regla general tramos de 3 años en los que tienen unas necesidades e intereses semejantes. Los grupos multigrado permiten una serie de ventajas para los alumnos.

El trabajo autónomo con materiales también implica un cambio estructural de la escuela en la organización del tiempo. No es compatible la división del día en horas para ir trabajando las diferentes materias. En las aulas Montessori hay ciclos de trabajo largos, de 2 o 3 horas, durante los que los alumnos van trabajando en diferentes materiales mientras la Guía va presentando otros nuevos a medida que ve los alumnos preparados.